La casita de muñecas

¿Quién no recuerda haber jugado a cocinar? ¿A darle de comer a las muñecas? ¿A tomar el café?… De uno u otro modo, todos estos juegos estuvieron y están presentes en la infancia de todas las personas.
Se trata del JUEGO SIMBÓLICO.
Juego en el que los niños evocan situaciones ficticias como si estuvieran pasando en la realidad. Comienza  la  capacidad de imaginar y recordar situaciones, objetos, animales o acciones sin que estén presentes en ese momento ni sean percibidas por los sentidos.
Gracias a la multitud de situaciones que se pueden crear,  el juego simbólico es importante por el lenguaje que van desarrollando los pequeños en sus situaciones imaginarias.
Por ejemplo, cuando los niños juegan a ser papá o mamá, imitan, crean nuevas situaciones, reviven momentos y comparten espacio, juguetes e historias con los demás se crea una configuración extraordinaria y enriquecedora para su juego y por lo tanto para su desarrollo.
También es preciso señalar que el juego simbólico pasa por distintas etapas de maduración. Empiezan de forma individual y progresivamente se  transforma en un juego colectivo.
Beneficios que se obtienen a través  del juego simbólico
  • Permite al niño representar situaciones mentales reales o ficticias.
  • Favorece la comprensión y asimilación del entorno del niño.
  • Desarrolla su lenguaje.
  • Contribuye con su desarrollo emocional.
  • Desarrolla su capacidad imaginativa.
  • Permite en el futuro un juego colectivo y con reglas.
  • Con el tiempo, el juego se va transformando y se parece cada vez más a la realidad.
Por último, hay que remarcar que la escuela y los padres deben respetar el juego simbólico de los niños, y que nunca hay que descuidarlo.
Todos los  que estén alrededor de un niño, deben conocer un poco su juego, observarlo…, pues los niños pueden transmitir sus miedos, angustias, necesidades y distintas emociones y sentimientos en él, pues es una parte esencial y característica del juego.
El pequeño integra su entorno y percepciones  a través de los sentidos, aprendiendo cada día de su juego, por ello, es primordial ofrecerle posibilidades pensadas y creadas para ello.
LA CONFIGURACIÓN DEL CONTEXTO DE JUEGO
Excepcional en esta propuesta, pues tenemos el placer de contar con una CASA DE MUÑECAS A TAMAÑO REAL, ya no hablamos de rincón, si no de espacio de juego simbólico, un lugar mágico y de ensueño.
 ¿A quién no le gustaría entrar y jugar en una casita de muñecas a su tamaño?

Cocina y  comedor. Dos estancias con gran riqueza de juego. Enmarcado por un bonito jardín que las rodea.
Cada detalle cuidado, cada material escogido para que surja la motivación del niño, por ello se combinan los juguetes y los materiales reales que tanto interés les suscitan.
Fregadero, muebles, cajones, todos ellos equipados.

Zona de comedor, mueble con libros y detalles, mesa y sillas, alfombra,  trona y muñecas.

Ventanas con sus cortinitas.
Y las situaciones más divertidas que surgirán en este lugar………….
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s